YUNES, CAPAZ DE TODO


Un día antes de la elección del domingo primero de julio, los maestros del estado recibirán el pago de un retroactivo que el gobierno les adeuda, lo que constituye una violación al artículo 134 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, denuncia Eduardo de la Torre Jaramillo, vocero del candidato José Yunes Zorrilla. Por otra parte, la coordinadora de la campaña del candidato de la coalición PAN-PRD-PC, Miguel Ángel Yunes Márquez, Indira Rosales San Román, anunció la incorporación de diez alcaldes más al proyecto del Chiquiyunes, postulados en su momento por todos los partidos políticos que, supuestamente, ven con buenos ojos al abanderado de la coalición porque “saben que vale la pena el proyecto”, sin importar si tienen o no antecedentes penales o denuncias por malversación de fondos. Mencionamos solo dos acciones que realiza el gobierno, de muchas otras, tendientes a obligar o presionar a los electores a que voten por el hijo del gobernador para que le herede el cargo. Los alcaldes, como los anteriores que se habían sumado según el staff de campaña de Chiquiyunes, están siendo presionados porque en el Orfis hay denuncias por malos manejos de fondos: a cambio de ofrecer su apoyo al hijo del gobernador les perdonan este tipo de corruptelas que afectan a todos los veracruzanos, es, como el caso de los excolaboradores de Javier Duarte, a cambio de impunidad. En la historia de Veracruz nunca se había presentado un caso como este, que el gobernante en turno trate de imponer a su hijo como sucesor y que, para ello, dedique todo su tiempo a promoverlo, utilice los recursos del estado para invertirlos en su campaña, use a la Fiscalía del Estado para intimidar a dirigentes y electores, lo mismo que al Orfis, y manipule el pago de prestaciones, como es el caso de los maestros, para que le reconozcan al hijo en las urnas el “favor”, como antes lo hizo con el gremio de taxistas. Lo que hemos venido diciendo, a Miguel Ángel Yunes Linares si no lo paran él se sigue derecho, y en esto mucho tiene que ver el gobierno federal que no interviene para nada en el caso Veracruz, en manos de un dictador capaz de todo con tan de salirse con la suya.